FLORENCIA Y SU VIAJE DE RESISTENCIA (CHACO) A ANGRA DOS REIS

Establecimiento recomendado:

hoteles en santana do livramento masseilot inmobiliarias palmas

7.2.13

FLORENCIA Y SU VIAJE DE RESISTENCIA (CHACO) A ANGRA DOS REIS

ver mapa grande
Hola, mi nombre es Florencia y vivo en Resistencia, Argentina. Mi marido es Luis y juntos tenemos tres hijos: Malena de 6 años, Ignacio de 4 y Luciano de 1. Estas vacaciones decidimos viajar hasta Río de Janeiro en auto. Fue una experiencia maravillosa . Nos gustaría entonces compartir nuestro diario de viaje, quizás para ayudar a todo aquel que quiera ir en auto y para convencer a aquellos que tiene dudas. Esta es la primer parte, la ida. La vuelta fue por otro camino, y estamos poniendo a punto lo que escribimos, así que la terminaremos en breve. Espero sea útil, y les guste:
Cuando decidimos viajar en auto a Rio de Janeiro con nuestros tres hijos y comenzamos a leer en los blogs los comentarios de otros realmente tuvimos muchas dudas. Muchas veces pensamos si estábamos haciendo bien en viajar con los pequeños a rutas desconocidas y que por lo q nos decían y leímos era "extremadamente peligroso". Menos mal que decidimos irnos igual. Han sido unas hermosas vacaciones, los chicos se portaron maravillosamente y disfrutaron cada momento. El camino recorrido es lindo, lindo. Los colores, los paisajes, los aromas, la gente, el aire, los morros, el mar, la arena, la familia. Hay que hacerlo, animarse, irse, conocer, crecer. Viajar con los hijos es una experiencia enriquecedora y de aprendizaje. No debemos pensar que porque son chicos conviene dejarlos o que no se van a acordar de nada. Estas experiencias abren en ellos un sinfín de puertas, porque viven, descubren, conocen. Ahora “saben” y lo han “experimentado” y se sintieron felices. Nosotros dos no volvimos mas descansados, seguro. Pero tan contentos y renovados que durante días no paramos de mirarnos los dos, sonreír y decir: que lindo que estuvo el viaje!!!! 




Salimos de Resistencia un viernes a las 4:17 hs de la mañana rumbo a Rio de Janeiro, para ser más precisos hacia Angra Dos Reis. La verdad es que la ruta estuvo muy tranquila a esa hora. No había prácticamente nadie. Pasamos por Ituzaingo a las 6:56 AM, y todo sigue sereno. Nos perdemos en la entrada de Posadas. Unos kilómetros antes los carteles indican la dirección hacia Iguazú, pero en un momento la ruta de divide en dos, un camino va hacia Apóstoles y el otro hacia Garupa, pero no hay carteles que indiquen hacia Iguazú. Hay que doblar hacia la izquierda (hacia Garupa). La ruta esta en arreglos y hay que hacer un giro en U en un cruce peligroso. En esta parte, el GPS (actualizado 2012) no detecta el empalme e indica otro camino. 

Nuestra primera parada fue en Jardín América. Sobre la ruta hay una ESSO que vende un café realmente espantoso. Ni hablar del chocolate que no se tomó Ignacio. Ya a esta altura, Luciano (el bebé) comenzaba a impacientarse. Con un poco de esfuerzo, logramos meterlos en el auto, el bebe lloró un poco, pero a los pocos kilómetros se durmieron los tres (ventajas de haber salido tan temprano). Desde allí, continuamos hacia Puerto Iguazú. El viaje fue excelente ese trecho, los chicos muy tranquilos. 
En Iguazú por distintas razones nos atrasamos un poco. Cargamos nafta en un ACA en la entrada de la ciudad y además aprovechamos para almorzar: una pizza, un omellete y una Pepsi que resultó un poco caro para la calidad que nos ofrecían. Nos llevó 1 hora de trámite cruzar la frontera aunque no había mucha gente (13:30 aprox.). Ni del lado argentino ni el brasilero encontramos quien nos vendiera reales, así que en Foz do Iguazu estuvimos largo rato buscando una casa de cambio. Lo obtuvimos a buen precio: 1 dólar a 2,09 reales en un shopping. La salida de Foz hacia nuestra primera localidad brasilera es una autopista que tiene aproximadamente 30 kilómetros. Cuando logramos al fin salir de la ciudad nos encontramos con un corte en la ruta, primero por accidente doble, luego por un camión varado. Eso nos atrasó una hora más, así que recién a las 16,30 hs. logramos tomar la autopista BR277 hacia Cascavel. 
En el camino llueve, pero la marcha es tranquila. Los paisajes se hacen cada vez más lindos. Cascavel es una ciudad bastante grande, más de lo que pensábamos. Nos recordó mucho a Santa Fé. Allí llegamos aproximadamente a las 19 hs. La verdad esta es la mejor opción para quedarse (aunque no nos dimos cuenta de ello hasta más adelante, porque habíamos decidido continuar). La ruta que ingresa a la ciudad se convierte en una avenida, donde hay gran cantidad de hoteles y en el medio de los dos carriles hay como plazoletas con lugares donde los chicos pueden jugar y sitios para comer. Es el lugar más recomendable para pasar la primera noche, porque se llega a una buena hora, se puede caminar bastante para estirar las piernas, los chicos pueden entretenerse y es bien pintoresca. Nosotros decidimos continuar porque la idea era acercarse lo más posible a Sao Paulo, para poder atravesarlo temprano al día siguiente. Pero el problema es que más adelante no hay muchas opciones de alojamiento. 

Para continuar, tomamos la R369. La localidad más próxima es Corbelia, que tiene dos hoteles: uno que se ve al ingresar a la ciudad (Hotel Peroza) que nos pareció caro: 230 reales una habitación con tres camas donde no se podría agregar un colchón porque la habitación era extremadamente pequeña (aunque el baño era inmenso). Pero la verdad era un buen lugar, limpio y agradable. El otro hotel del pueblo parece de alojamiento, encima de un bar, nada recomendable. 

Hasta aquí, se hacía cada vez mas tarde y no encontrábamos donde quedarnos. El segundo pueblo más importante es Ubirata, aunque es pequeño. En la entrada del mismo hay un hotel. No es lindo, es más bien feo. Pero era la última opción antes de que se haga demasiado tarde. Eso fue a las 21 horas aproximadamente, demasiado tarde para seguir en rutas brasileras. En realidad tampoco entramos al pueblo a ver si encontrábamos algo más. Un poco apurados, y sobre todo muy cansados y sin ganas de seguir, nos quedamos ahí. La habitación era de regular a mala, pero más espaciosa de la que habíamos visto anteriormente. A la mañana siguiente nos pareció aun más feo. Costó 147 reales con desayuno incluido, con cena muy abundante y dos aguas minerales grandes. Desde que entramos a Brasil hemos tenido tres peajes, bastante caros, comparados con los nuestros. 

A la mañana siguiente salimos a las 8 hs. Pocos kilómetros más adelante, vemos un hotel que parece mucho más lindo, pero no averiguamos el precio. Para aquellos que se arriesguen a un poco más de camino, paren a preguntar allí. El GPS lo indica, no recuerdo el nombre. 

Continuando por la R369 la siguiente localidad importante es Campo Morao. Si uno llega con tiempo y sin atrasos éste es un buen lugar para hacer noche. En realidad, era la primera opción en la que pensábamos quedarnos a dormir. Es una ciudad bastante grande y pintoresca. La ruta hasta aquí está en muy buen estado, no hay complicaciones. Los chicos se vienen portado maravillosamente. 

Continuamos y llegamos a Maringa, donde no ingresamos, sino que la vamos bordeando. El camino está muy bien señalizado. La ruta comienza a estar más cargada, porque es el camino hacia Londrinas. Continuamos un poco más y entramos en Arapongas, para descansar y comer algo. Los chicos tomaron helados, compramos una fanta y chipa por 19 reales. Caminamos un poco para estirar las piernas y aprovechamos para cargar nafta. 

La siguiente ciudad es Londrina. Es enorme. La ruta está muy bien señalizada y uno la puede ir bordeando. Hasta acá todo muy tranquilo. Los paisajes lindos. El camino no es sinuoso, nada complicado. En este trecho de tanto en tanto hemos visto algunos lugarcitos escondidos entre los morros, como para sentarse a comer (creo que valen la pena). 

Lo que si va en aumento son los peajes, son muchos y en promedio son 9 reales cada uno. Cada media hora aproximadamente nos topamos con uno. 

Antes de llegar Ourinhos comenzamos a buscar un lugar donde comer. Acá hay que tener cuidado con el GPS, porque según como lo configures puede hacerte atravesar la ciudad, y hay una opción en que la podes bordear sin ingresar. Después de la ciudad, cuando tomamos la Autopista Transbrasiliana y luego del peaje de esta vía, hay un lugar al costado derecho que se llama Orquideario Café e Rest, muy bonito. Tiene juegos al aire libre, lugares para sentarse dentro y fuera, con un jardín precioso. Los chicos lo disfrutaron bastante. La comida fue muy buena y abundante, pedimos dos platos y comimos los 5 e incluso sobró. Cuando paramos a comer eran cerca de las 14 hs. y retomamos camino a las 15,30 aprox. 

Seguimos y ahí no más se toma hacia la derecha la Autopista Rodovía Castello Branco que llega a Sao Paulo. Aquí los peajes continúan apareciendo. El tráfico es bastante cargado, pero como es sábado, hay restricciones para los camiones, así que se ven pocos. La lluvia comienza, y va en aumento. Llega un momento que realmente es muy intensa, y comienzan a verse autos parados al costado de la ruta. No podemos seguir y decidimos parar en una estación de servicio. Parece que para un poco, y decidimos continuar. Pero comienza a llover nuevamente. NO recomendandable salir, vamos muy lento. Muchos autos al costado de la ruta, que en un principio pensamos que es muy peligroso, pero después nos damos cuenta que no hay otra forma. No se puede ver absolutamente nada con la lluvia. Pasa un auto rápido, nos deja sin visual y Luis decide detenerse a un costado. Y ahí esperamos. Se está haciendo tarde rápido. 

Llegamos a Baureri de noche. Nos cuesta mucho conseguir un hotel. Entramos por una zona que no parece muy segura pero pasamos al otro lado de la autopista a una zona llena de edificios y condominios que aparenta más segura. Siguiendo las indicaciones del GPS llegamos a un hotel muy mal indicado, no tenia cartel alguno, pero de muy buen nivel. No tenían habitaciones para todos, pero nos acomodaron en una que tenía una cama de una plaza y otra de dos y adicionaron una cuna. El hotel precioso. Pedimos comida ahí, porque parecía que la ciudad estaba completamente desierta (a la mañana siguiente comprobamos que efectivamente era así, es una ciudad de negocios y por las fiestas todo el mundo se va). El hotel no salió caro, para su nivel. Pero Baureri no es una buena ciudad para hacer noche. Además asusta un poco porque podes entrar a la ciudad desde muchos accesos, que pueden no ser los más seguros. Hay que tener en cuenta que estamos aquí a pocos kilómetros de Sao Paulo. 
Ver mapa grande

Es recomendable calcular para poder cruzar todo Sao Paulo de día. No se ven muchos hoteles para parar a los costados si se hace de noche, así que conviene pasar todo el ingreso y la ciudad con tiempo por cualquier eventualidad y parar en alguna localidad después. O bien parar antes de tomar la Autopista Castello Branco. 

A la mañana siguiente continuamos y entramos a Sao Paulo. Atravesando la zona norte de la ciudad. Seguimos por Castello Branco, luego tomamos la Av. Marginal Tiete y por último la Ayrton Senna (todo autopista) 

Siempre seguimos el camino que está pegado al canal que es la vía rápida. La señalización es excelente, no tuvimos ningún problema en tomar ninguna de las rutas. Los carteles te avisan con anticipación. La vía más cercana al canal tiene cuatro carriles. La colectora también es una opción y tiene salidas para tomar cualquiera de las rutas. 

Hay dos opciones de rutas para llegar a Rio de Janeiro, o en nuestro caso a Angra dos Reis: Dutra y Ayrton Senna. Según lo que leímos Dutra es la ruta elegida por los camiones y la vía más rápida. Por estas dos razones tiene un altísimo índice de accidentes, entonces no hubo dudas en el momento de elegir. Nos quedamos con la Ayrton. Aparentemente es más cara, aunque esto nos es así, ya que solo pasamos dos peajes y más económicos que los anteriores. El camino, en muy buen estado. Como era domingo, no había mucho transito, y los camiones están restringidos los fines de semana. 

Esta vía nos lleva a Taubaté, aquí cargamos nafta y nos quedamos a descansar un poco. También es donde tomamos el camino que nos lleva hacia la costa y más precisamente a Ubatuba. Comienza a verse más tráfico porque es fin de semana y la gente va a la playa. La primer parte es una pendiente hacia arriba y luego se comienza a bajar, de forma muy acentuada, hay muchas curvas y contracurvas. Se bajan muchos metros de altura en pocos kilometros. Algunas curvas son muy cerradas y el camino se achica bastante, da la sensación que dos autos juntos no pueden pasan. Se siente el olor a goma quemada del esfuerzo de los autos. Se ven al costado autos que van quedando y en dos ocasiones encontramos grúas trasladando a alguno. Recomendación: No hacer este camino de noche y el auto tiene que estar en perfectas condiciones, sobre todos los frenos. 

A Taubaté llegamos aproximadamente a las 13 hs y dos horas después estuvimos en Ubatuba. Cuando llegamos a la ciudad, había un embotellamiento, y el transito era muy lento. El auto se movía a paso de hombre. Era domingo y camino costero, además es una de las playas de elección de los de la ciudad y la ultima opción de llegar a la costa antes de entrar a Rio de Janeiro. 

No necesitamos entrar a la ciudad para alcanzar la ruta que nos lleva hacia Angra dos Reis. Ahí ya tomamos la BR 101 Rodovía Rio-Santos. Pasando Ubatuba, hay menos tráfico pero muchos radares que enlentecen bastante el camino. 

Hasta aquí, no vemos todavía el mar, los morros y la vegetación lo impiden. Pero si muchas salidas a las playas. A pocos kilómetros de Ubatuba la ruta corre en paralelo a una playa preciosa con olas, arenas finas y blancas. Allí bajamos y el mar nos da la bienvenida. Pasamos en el camino por la entrada a la ciudad de Paraty. Hay muchas playas a donde acceder y mezcla de mar, morros, verdes, cansancio y felicidad de ya estar allí. Llegamos a destino a las 17 horas. Ahora seguros que el viaje en auto, fue la mejor elección. 

Día 1°
  • Peaje Chaco Corrientes: 2,50 pesos 
  • Peaje Ituzaingo: 5,50 pesos 
  • Peaje a la salida de Posadas: 4,50 pesos 
  • Peaje el Dorado: 3,50 pesos 
  • 1 tanque lleno en Resistencia: 282,50 pesos 
  • Tanque lleno en Foz (ACA precio por litro: 6,970): 300 pesos 
  • Comida en Foz: 110 reales 
  • Peaje en Sta Tereshina de Itaipu : 10,80 reales 
  • Peaje en Ceu Azul: 8,20 reales 
  • Peaje en Corbelia: 9,20 reales 

Día 2°
  • Peaje Campo Mourao: 9,20 reales 
  • Peaje Floresta: 9,20 
  • Peaje en Mandaguari: 6,10 
  • Peaje en Arapongas: 6,10 
  • Comida en Arapongas: 19 reales 
  • Medio tanque para completar en Arapongas: 100 reales 
  • Peaje en Jataizinho: 13,40 reales 
  • Peaje Marquez dos Reis: 12,40 reales 
  • Peaje: 4,80 
  • Comida en Orquideario Café e Rest: 61 reales 
  • Peaje Rodovia Castello Branco: 9,00 reales 
  • Hotel: 230 reales 

Día 3°
  • No recordamos pero nos parece en la ciudad de Sao Paulo pagamos un peaje de no más de 9 reales. 
  • Peaje Ayrton Senna 1: 6,80 reales 
  • Peaje Ayrton Senna 2: 6,80 reales 
  • Llenado del tanque en Taubaté: 140 reales

Saludos desde Resistencia
Florencia y Luis

3 lectores opinan: :

Juan dijo...

Excelente info Florencia! También somos de Resistencia y nos viene perfecto las rutas de viaje desde aquí a Brasil. Saludos y gracias.

Mario dijo...

Gracias por la info! Queremos hacer el viaje a Ilha bela y para ti y lo que nos asustaba un poco es el pasaje por Sao Pablo por el tema de perdernos.

Emiliano Pillancar dijo...

Hola buenos días
Hace una semana volví de mis vacaciones en Ubatuba. Hice noche en Arapongas (voy a tratar de escribir mi relato cuanto antes).
Quería recomendar un desvío de la ruta que hicieron: Al llegar a Londrina (conviene usar GPS) en la primera autopista que se cruza salir hacia el norte, carteles a Sertanópolis. De ahí derecho a Assis...hay una parte que están haciendo la ruta, en realidad ya está terminada pero siguen con los carteles de máx 60, un poco molesto, o sino no le harán caso. Al llegar a Assis, girar hacia Ourinhos. Desde Assis a SP es todo autopista, y los peajes son más bajos que la ruta que pasa por Cornélio Procópio (Además mi opción no va entrando por los pueblitos y se hace más rápido).

Emiliano Pillancar

Imprimir Imprimir el artículo