EZEQUIEL: BUENOS AIRES. BOMBINHAS, IGUAZU, MOCONÁ

Establecimiento recomendado:

17.4.12

EZEQUIEL: BUENOS AIRES. BOMBINHAS, IGUAZU, MOCONÁ

Me siento en la obligación de compartirles mi experiencia, después de haber aprovechado toda la información del blog para planear el viaje, no podía no aportar algo para que la página siga sumando información. Es medio largo, por eso lo separé en títulos, por si interesa alguna parte en particular.

Viaje de Ida
Salimos desde Buenos Aires, vía Uruguay, en un Corsa modelo '96, el viernes 3/2 a las 3 de la tarde, en lugar de salir el sábado a la mañana, con la idea de ir tranqui y parar a dormir en Paysandú para salir bien temprano. Llegamos después de hacer una cola de casi 1 hora para cruzar la frontera, y paramos en el Hotel La Posada, que estaba bien para pasar la noche y seguir. Eso sí, conviene para pagar el hotel llevar pesos uruguayos, porque aceptan argentinos pero a un cambio muy desfavorable, termina saliendo casi un 50% más. Como ya indicaron muchos, la ruta hasta llegar a Tacuarembó está en un estado indescriptible, no pasás de 60 km/h, con tramos a 40 e incluso a 20...después mejora un poco. 

Para cruzar a Brasil los trámites fueron bastante rápidos, y seguimos viaje.
En Rosario do Sul tuvimos el primer contratiempo, se rompió la correa del alternador, por suerte justo en la entrada de la ciudad. Ingenuamente intentamos llamar al seguro (La Caja), ya que supuestamente tiene cobertura en países limítrofes para mecánica ligera y traslados de hasta 50 km, sin embargo evitan por todos los medios atenderte, te demoran al teléfono sabiendo que se te va a cortar...en fin...cobertura ficticia. Cuando uno se comunica para cualquier trámite o consulta con sólo la patente ellos ven todos los datos, acá me hicieron esperar con la musiquita, me pidieron patente, nombre y apellido, número de DNI, número de póliza...obviamente se me cortó y me gasté varias tarjetas de teléfono, hasta que hice lo que tenía que haber hecho desde un principio: buscar un mecánico por las mías. Por suerte conseguimos una casa de repuestos que nos acompañaron al mecánico y la pudimos cambiar. Nos ayudaron un montón, muy buena onda, y no nos cobraron caro, R60 la correa y R70 la mano de obra (creo que nos hubiera salido más caro en Bs. As. sin urgencia).

Finalmente salimos varias horas después, y tuvimos que parar en Sao Gabriel, en el Hotel Dos Viajantes, chiquito, austero, nos salió R80 para los dos. Salimos temprano, y después de unas horas empezamos a tener problemas con el auto de nuevo, esta vez se nos empezó a frenar bruscamente en las subidas, como si lo pusiera en punto muerto... Paramos en Minas do Leao, 30 km antes de Porto Alegre, ya que era peligroso y varias veces me tuve que tirar a la banquina porque venían autos o camiones atrás. Esta vez, siendo domingo, imposible conseguir mecánico, no quedó otra que volver a intentar con el seguro (sí, tropezamos dos veces con la misma piedra). Una idea mejor es pedir por mensaje de texto a alguien en Bs. As. que llame con los datos, ya que puede esperar todo lo que demoran. Igualmente corrimos la misma suerte, quedaron en avisar, y después de llamar varias veces y que nos dijeran que el pedido estaba en gestión, me dicen que nos tienen que remolcar 150 km, y que como el seguro cubre sólo 50, teníamos que pagar un adicional de R200. Un despropósito, ya que estábamos a 30 km de Porto Alegre, y cuando le pregunto dónde me iban a llevar no sabían... en fin, todas las vueltas para que uno termine desistiendo. En la realidad, pésima cobertura, se nota que te la dan sólo porque es obligatorio, no tienen intenciones de brindarte ningún servicio. Se estaba haciendo de noche, y decidimos seguir un tramo más (rogando no tener problemas al pasar por las autopistas en P. Alegre) y pudimos llegar a Osorio, donde paramos a dormir (R100). Al otro día fuimos al mecánico y nos dijo que el auto estaba ótimo, joia, que quizás se había descargado la batería cuando se rompió la correa, pero que ahora estaba todo bien y no íbamos a tener más problemas, así que seguimos viaje... Ya era lunes, y pasamos un rato por Torres, muy lindo, subimos a un morro, caminamos por la playa, y llegamos a Bombinhas a la tardecita. Costó pero llegamos.

Alojamiento
Fuimos con la carpa y empezamos a buscar camping. Después de ver un par nos quedamos en Quatro Ilhas, un camping muy lindo, sobre un morro y al lado de la playa (una de las más lindas que conocimos). Salía R35 por persona, también había cabañas a R200. Las instalaciones impecables, los baños un lujo.
El lugar era hermoso, pero muy alejado supermercados y lugares para comer, así que dos días después nos fuimos para Brilho do Sol, en Bombas. Menos pintoresco y al mismo precio, tenía la ventaja de que estaba cerca de todo, y al lado de la playa. Ahí estuvimos una semana. Una de las cosas que nos sorprendió es que ambos campings contaban con televisión, y muchos brasileros iban de camping y llevaban su tele y su ventilador, iban equipados con todo. Este último camping estaba justo al lado de la desembocadura de un río (justo donde termina Bombas), y durante los días que estuvimos el lugar era impropio para baño, como la mayoría de los lugares donde hay ríos, pero nada incómodo ya que caminábamos un poco y listo. Igual la gente se mete como si nada...
El camping no es una opción tan barata, no es tanta la diferencia de precio con un departamento que, si se busca, se consigue hasta por R80, aunque más alejado de la playa. Ni hablar si van de a 4 o más personas, resulta más económico un departamento que el camping. Igualmente para el que le gusta acampar siempre es lindo.
Recorrimos las distintas playas de la península, las que más nos gustaron fueron Quatro Ilhas y Sepultura, también es muy lindo subir al Morro do Macaco, pasando Canto Grande, con una vista espectacular.
Plata y cajeros
Con el tema del cambio no tuvimos ningún problema, cambiamos acá en Bs. As. algunos reales, y después allá pagamos todo lo que pudimos con tarjeta de débito. Había dos marcas de postnets, una era Cielo y la otra no me acuerdo, pero sólo funcionaba con Cielo. Igualmente, por lo general los negocios tenían de las dos. También usamos el cajero sin problemas, el del Banco do Brasil que no cobra comisión, así que la única comisión es la del banco de acá (el Provincia me cobró $18 por cada extracción). Escuché a otros argentinos que en una casa de cambio les dijeron que ni se gasten en ir porque no se podía sacar, pero evidentemente se lo dijeron para que cambien ahí pagando mucho más...porque no había problema alguno, al menos con Visa.

Buceo
Hay varias operadoras de buceo que ofrecen salidas, especialmente a Arvoredo, el mejor lugar de la zona para bucear. Fuimos con Submarine, nos salió R150 para buzos con dos tanques (o un bautismo para los que no son buzos, sale igual) y R80 acompañante (que puede hacer snorkel). A pesar de que no fue el mejor día en el sentido que no vi tanta fauna como se suele ver, el lugar es espectacular, muy lindo. La salida es a las 10 de la mañana y se vuelve a tierra a las 16hs puntual. Muy recomendable.

Además se puede hacer snorkel, sobre todo en Sepultura, donde se ve de todo sin necesidad de sumergirse, vale la pena comprarse un snorkel acá por $80 y no andar alquilando (si querés comprar uno allá te rompen la cabeza).
Viaje de vuelta
A la vuelta decidimos ir por Cataratas, por la BR470, BR282, hasta Bernardo de Irigoyen, y después a Puerto Iguazú vía El Dorado.
Salimos de Bombinhas, pasamos por Camboriu, donde el agua estaba bien marrón, no estaba muy lindo. Después nos dijeron que suele estar el agua sucia. Desconozco si es así, o se debía a alguna corriente o algo así, pero no estaba lindo. Después pasamos por Laranjeiras, ahí cerquita (hay un teleférico para cruzar el morro para el que no quiere ir con auto). Es una playa chiquita, muy linda.
Ese mismo día llegamos a Blumenau, una ciudad de estilo alemán, donde pasamos la noche, en el Hotel Pousada XV, R110 (en el centro eran caros los hoteles). Es lindo para recorrer caminando el centro, la costanera, y para ir en auto está la Vila Germánica, que es donde se hace el Oktoberfest más grande del continente, y se puede ir a comer y tomar cerveza. Visitamos el museo de la cerveza y si van con más tiempo se puede visitar las fábricas de cerveza. También está Hering y otras fábricas de ropa, que no visitamos tampoco.
De Blumenau seguimos hasta Chapecó, en el oeste de Santa Catarina, donde nos quedamos un poco con las ganas de conocer, ya que llegamos a la tardecita, y no encontramos ningún tipo de información turística. Pasamos la noche y al otro día tampoco, cerrada la oficina de turismo, la policía, nadie nos sabía indicar cómo llegar a los circuitos que habíamos visto en internet que había...si pasan llevense todo armado desde acá...
El último tramo en Brasil, fue desde Chapecó hasta Dionisio Cerqueira, donde está la frontera con Argentina. Muchas subidas y bajadas, el Corsa sufrió bastante, la ruta es muy linda pero había muchos camiones en día de semana, había que estar atento y tener paciencia. El punto más alto de la BR282 era de un poco más de 1200 mts de altura.
En esta ruta no vimos autos argentinos, y nos dimos cuenta de que no es tan correcto decir que en educación vial estamos lejos de los brasileros, en todo caso estamos igual de mal, al menos en las rutas por las que fuimos, mucha imprudencia, sobrepasos en curvas y subidas, autos tirándose a la banquina, camiones pegándose a 20 cm obligándote a exceder la velocidad máxima. En lo que sí noté mucha diferencia es en el estado de las rutas, salvo algunos tramos de la BR101 que están en obra, las rutas están en perfecto estado todas, con banquinas pavimentadas en todos los casos, se nota bastante la diferencia al cruzar a Misiones, por ejemplo.
En Misiones paramos en Puerto Iguazú, en el Hostel Park, un hostel muy bueno, con pileta las 24 hs, cocina...estaba $200 la doble. Fuimos a Cataratas, y pegando la vuelta pasamos por Wanda, y nos desviamos a los Saltos del Moconá. Paramos en el parador Moconá Guazú, sobre la ruta provincial 2, a 35 km del parque, $300 los dos con cena y desayuno, y al otro día fuimos a visitar los saltos. La entrada al parque sale $15 y el gomón que te lleva a ver los saltos $70 por persona. Cabe aclarar que la única forma de ver los saltos es con el bote, recién ahora están construyendo una pasarela. Antes de ir siempre hay que averiguar, porque cuando crece el río el salto queda tapado por el agua. El día anterior al que fuimos un montón de gente se tuvo que volver porque había sólo dos botes y se juntaron como mil personas. Nosotros fuimos temprano (lo mejor es ir tipo 8.30), y pudimos hacer el paseo en bote tranqui, pero ya se estaba juntando un montón de gente. Después se pueden hacer un par de senderos de selva muy lindos. El lugar es hermoso, pero no está muy organizado el tema de los botes, hay que averiguar antes e ir temprano para no quedarse con las ganas.
En Misiones nos costó mucho conseguir nafta, y nos decían que siempre es así, más un fin de semana largo. Conseguimos en las estaciones sin marca (o sea, no YPF ni Esso ni Shell), más cara, pero el auto anduvo sin ningún problema.
De allí a Buenos Aires sin escalas... hicimos 4700 km en total.
------
Muchas gracias Ezequiel por el aporte!

7 lectores opinan: :

Ezequiel dijo...

No uso el facebook, les comento por acá...
No me quedó otra que tenerle confianza al coche!! Pero se portó bien, por suerte el corsita es brasilero y se consiguen todos los repuestos fácil, para mí que se emocionó al volver a su tierra natal...jaja Igual, cuando vi una correa deshilachada colgando, me asusté bastante...pensé que me quedaba a vivir ahí...

Anónimo dijo...

Hola Ezequiel, me encanto tu relato, me parecio muy gracioso, espero que la proxima no tengas problemas con tu auto, un abrazo. Alejandro ( Mendoza)

Anónimo dijo...

Somos de misiones y realmente los saltos del mocona son una maravilla poco conocida y super recomendable. El tema de las embarcaciones esta organizado simplemente que el viernes santo es el dia de mas trabajo del año para todos los que estamos en turismo y parece que la gente fue toda para el mediodia.
Buen viaje a todos!!!!

Ana dijo...

Te digo que mucha gente no sabe lo que son los saltos del Mocona y no entiendo porqué todavía no es tan conocido. Son en realidad un cañón de tres kilómetros de largo con caídas de agua paralelas a su cauce, que a diferencia de una cascada o catarata, su caída la realiza transversalmente. Estoy contenta igualmente que todavía no esté siendo tan explotada turísticamente, nos los quedamos todo para los argentinos!
Ana

Ezequiel dijo...

@Anónimo
En nuestro caso no fue en semana santa, sino el feriado de carnaval, se ve que hubo algún problema y faltaban botes, o no esperaban tanta gente...pero no hay que dejar de ir ni loco! solo averiguar antes como viene la mano, también por el tema de las crecidas.

Anónimo dijo...

hola ezequiel, uno nunca sabe los contratiempos, seria interesante que des el nombre de la casa de repuestos y mecanico y su ubicacion exacta para tener una referencia por si las dudas...MUCHAS GRACIAS! CRISTINA

Pablo castelar dijo...

No te asustes que hay peores.... Yo corte correa de distribucion... Estuve 5 días en lagoa vermelha... Recomiendo totalmente MECaniCa do miro... 100 % confiable y para dormir en hotel kaiana allí los atenderán bien. Es bien familiar. De paso aprovecho para quienes quieran conocer algo nuevo... Las termas de machandinho el ultimo argentino fui yo... Hacia tres años que un argento no andaba por esos pagos. Eso si practiquen portugués pues allí es todo Bem gaucho. Es mi quinto viaje a Brasil - por santo tome -lages. Si no SOS buen piloto... Mejor por la 101.

Imprimir Imprimir el artículo